Monstruopedia (I): Cocatriz o Basilisco

Se matarán el uno al otro con la mirada, como cocatrices.
—La duodécima noche, William Shakespeare
Bertuch-Basilisk

Uno de mis monstruos favoritos es la cocatriz, también llamada basilisco.

¡Menuda criatura más extraña! Parte gallo, parte serpiente. Puede petrificar al incauto, aunque si para ello le basta con la mirada o si, en cambio, hace falta un picotazo para transformar en estatuas de piedra a sus víctimas varía según la fuente.

Este monstruo nace de un huevo de gallina incubado por una serpiente, algunos relatos indican que también es necesario que sea durante una noche de luna llena (¡cómo no!) para que la gestación del monstruo se produzca. La cocatriz siempre es parte gallo (y no gallina) así que es de suponer que no se creía que hubieran hembras de esta criatura.

Hay bastante confusión sobre si la cocatriz y el basilisco son la misma criatura o si se trata de monstruos diferentes. Este quebradero de cabeza se debe a que en la revisión que se hizo a la Biblia del Rey Jacobo todas las menciones a las cocatrices fueron sustituidas por la palabra basilisco. Así que es posible que, en efecto, empezaran siendo monstruos diferentes y que las terminologías al verse mezcladas terminarán por hacer de dos monstruos uno solo. En cualquier caso, la capacidad de petrificar era común a ambos.

El basilisco como un gran ofidio, rey de las serpientes, aparece en el segundo libro de la popular saga del mago Harry Potter. Siendo la cocatriz parte pájaro, es interesante como en el universo creado por J. K. Rowling los enemigos acérrimos de los basiliscos son las aves fénix que, además, son inmunes a su mirada petrificadora.

Por otro lado, en el imaginario medieval los enemigos jurados de los basiliscos eran las mangostas. Según algunos expertos tanto basiliscos como cocatrices fueron desde el principio un error de traducción del hebreo y en la Biblia se hablaba, en realidad, de cobras. Esto explicaría la animosidad entre mangostas y basiliscos, en la naturaleza son comunes los enfrentamientos entre estos animales. Asimismo, la cresta de la “cocatriz” bien podría ser una referencia a la capucha que despliegan las cobras, ¡lo que significaría que cocatrices y basiliscos nacieron gracias a una confusión lingüística!

De ser así, bienvenido sea ese error que creó el mito. La cocatriz es un monstruo muy divertido, con un aspecto cómico y demencial. Es una pena que tanto en literatura como en el cine, hasta donde yo sé, se recurra más al aspecto de gran serpiente.
Un monstruo híbrido de gallo y serpiente daría para una película de terror genial; con toques de comedia negra, claro, con ese aspecto no puedes terminar de tomarte en serio a la criatura.

Imaginad: un granjero de la América profunda que tiene que rescatar a su mejor vaca lechera, no sea que caiga presa del pico de la cocatriz. O puede que su motivación sea vengar la muerte de su cerdo ganador de concurso (de esos que hacen en Texas). Hombre y monstruo se enzarzan en un conflicto tan desgarrador como hilarante que se salda con una galería de estatuas de mascadores de tabaco y músicos de banjo.
No sé vosotros, amigos, pero yo iría a ver esa película.

¡Hasta la próxima! Estad atentos a futuras entradas de la Monstruopedia para nuevas e interesantes criaturas de leyenda… y pesadilla.

Anuncios

3 comentarios en “Monstruopedia (I): Cocatriz o Basilisco

  1. Cristina de la Torre

    Un dato de lo más interesante. Nunca había oído el término cocatriz. Sí que sabía que el basilisco no era tan solo una serpiente grande, pero lo del posible origen por un error lingüístico me ha parecido super interesante!

    Le gusta a 1 persona

  2. Dann

    Hola, muy interesante y coincido contigo en que el error que genero estas dos criaturas es bienvenido; en lo personal siempre considero al basilisco como una enorme serpiente y a la cocatriz como la mezcla de gallo y serpiente.
    Por otro lado, también creo que estaría bien usada en películas de terror, su forma de serpiente (Basilisco) ya esta muy explotada.Y aunque su forma pareciera ser graciosa, hay dibujos en internet que las hacen ver atemorizantes

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, yo también he considerado la cocatriz el híbrido de gallo y serpiente, y el basilisco la gran sierpe. Influencia de la literatura de fantasía medieval. Y como la cocatriz es siempre, hasta donde yo sé, la mezcla de gallo y serpiente pues para diferenciar se le otorga el nombre “basilisco” al otro monstruo en exclusividad, aunque se usase el nombre antes para cualquiera de los dos.

      Con la estética apropiada la cocatriz podría ser muy siniestra seguro, ¡sólo hay que ver los cuadros de El Bosco!

      Gracias por leer y comentar. 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s