Cine de terror (I): I am a ghost

¡Emily, tú hablas con una voz sin cuerpo y yo hablo con los muertos! Creo que las dos hemos trascendido los límites de la locura.

Seguramente todos los aficionados al terror hemos visto, en algún momento de nuestras vidas, películas de casas encantadas. Pero, ¿y si la historia fuera contada bajo la perspectiva del fantasma? Esta vuelta de tuerca es la premisa de la película I am a ghost (2012), en español “soy un fantasma”.

iamaghost
I am a ghost
es una película norteamericana de terror independiente; como tal trata de sacar el máximo partido a su bajo presupuesto, con resultados enfrentados.

Los valores de producción de I am a ghost tienden al minimalismo, evidenciado por un plantel de tan sólo tres actores que dan vida (es una forma de hablar) a la médium Sylvia —contratada para exorcizar la casa—, a la fantasma Emily y a un tercer personaje cuya naturaleza no puedo revelar a fin de no incurrir en un spoiler, destripando uno de los puntos fuertes de I am a ghost.

El peso de la película recae sobre la actriz Anna Ishida que interpreta a Emily, dado que la médium (Jeannie Barroga) proporciona sólo su voz al film (los fantasmas no pueden ver a los vivos) y el tercer personaje no aparece hasta el cuarto final. Anna Ishida demuestra ser una actriz de sobra competente. Capaz de transmitir la sensación de angustia y confusión al verse atrapada en la casa que fuese su hogar en vida.

Entre Ishida y Barroga hay química. Sus personajes se compenetran muy bien, la fantasma es cortante y hace gala de un humor mordaz mientras que la médium, por su parte, es paciente y honesta aunque con cierta obsesión por usar eufemismos. Personalidades tan diferentes entran en conflicto y dan lugar a diálogos interesantes. Pese a todo, entre ambos personajes hay más cosas en común de las que pudieran parecer en un principio.

Lamentablemente, no todo es bueno en esta película. Incluso en su corta duración (73 minutos, créditos incluidos) la película se hace pesada en algunos de sus tramos. No puedo evitar pensar que a esta película le sobran, fácilmente, unos 20 minutos y que como mediometraje habría mejorado de manera notable.

Este fallo es especialmente conspicuo en los primeros 12 minutos de película conformados por una secuencia de escenas que muestran el bucle que es la existencia de la fantasma Emily. Que no sólo se hacen demasiado largos sino que después demuestran ser redundantes dado que la fantasma vuelve a repetir ese bucle al perder, por un tiempo, la memoria de que está muerta.
Resulta inconcebible que en una película de tan corta duración, ni siquiera llega a la hora y media, se pierda el tiempo de esa manera. Va en contra de la ley de economía del cine: cada escena debe avanzar la trama.
Es por ello que pienso que el director (H. P. Mendoza) ha estirado estas escenas para aumentar la duración de la película, granjeandole así la condición de largometraje a costa del ritmo narrativo del film.

Además del montaje nefasto, la película tiene otros fallos (por fortuna, menores) como uso de filtros e imágenes que no vienen a cuento de la historia. Achaco esto no ya al carácter independiente del film sino a los defectos propios del (mal) cine de autor: Mendoza no sólo es el director de I am a ghost; el guión, la fotografía, la edición (ejem, ejem) y el sonido también son suyos. Hay ocasiones en las que es mejor que haya alguien en producción que haga de cortapisas y evitar que la cosa se salga de madre. Entiendo, no obstante, que varias labores recaigan sobre el mismo individuo a fin de abaratar gastos.

Pese a mis duras palabras, aún recomiendo la película. La originalidad de la premisa, los diálogos,  y el talento de la actriz Anna Ishida salvan al film del naufragio total y, cuando el mal montaje no interfiere, la película es muy disfrutable. La correcta banda sonora ayuda. Destaco el potente final de la película. I am a ghost debería ser vista al menos una vez por los aficionados del género. Es una interesante curiosidad. Que sea digna de revisionados es otro asunto.

La edición en dvd que ha llegado a España no tiene extras destacables salvo un breve “Detrás de las cámaras”.

¡Hasta otra, aficionados al escalofrío!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s