Monstruopedia (IV): Wendigo

Harris me gustó.  Sin duda podría haber estado un poco más hecho, pero puedo asegurar que nunca he hecho tan buenas migas con un hombre como con Harris (…) como auténtico valor nutritivo y fibra delicada, nadie como Harris.
—Canibalismo en los vagones del tren, Mark Twain

the_wendigo_by_shinobinaku

“The Wendigo” by Shinobinaku. is licensed under CC BY-NC 3.0

En esta nueva entrada de la Monstruopedia, el bestiario del blog Sangre de bote, viajamos hasta Norte América y Canadá para conocer al nuevo monstruo que nos ocupa: el Wendigo.

El Wendigo es uno de mis monstruos favoritos por su terroríficos orígenes, el aura de misterio que lo rodea y la desesperación que trae consigo.
Esta criatura forma parte del folclore de la gente-búfalo,  entre los que se encuentran tribus como los Ojibwa y los Cree.

Los nativos americanos creían en el Manitu, una fuerza espiritual presente en las bestias, los elementos de la naturaleza y la propia tierra en su conjunto. Algunos de esos espíritus eran benignos y otros malignos, el Wendigo, por supuesto, pertenecía a estos últimos.

El atributo más característico del Wendigo es su naturaleza antropófaga, algunas historias señalan que este monstruo puede alimentarse también de musgo, setas y ranas pero el Wendigo se mueve por su ansía de carne humana.

Su aspecto es vagamente humano, el Wendigo sin embargo siempre luce demacrado y desnutrido sin importar cuanta carne humana consuma. A medida que comía más carne humana, el Wendigo veía su tamaño aumentado de modo que siempre estaba famélico. Su hambre, pues, es inextinguible.

Aunque su apetito por la carne humana tiene similitudes con el zombi del folclore caribeño, el Wendigo es bastante más peligroso que el zombi pues esta criatura es inteligente y, al contrario que un cadáver putrefacto reanimado, el Wendigo se volvía más grande y poderoso con el tiempo.

Por fortuna, el Wendigo no tiene un mordisco infeccioso. Uno se convertía en Wendigo cuando movido por la hambruna y la desesperación cometía un acto de canibalismo, situación que no era infrecuente en tierras canadienses o en el igualmente gélido noroeste de Norte América.
Alternativamente, el caníbal se volvía susceptible de ser huésped de un espíritu Wendigo y una vez poseído comenzaba la transformación en la criatura antropófaga.

wendigo_by_camusaltamirano

“Wendigo” by Camus Altamirano. is licensed under CC BY-NC 3.0

En la cultura de la gente-búfalo lo moral en una situación de hambruna desesperada era aceptar la muerte o suicidarse. El canibalismo, de manera poco sorprendente, era tabú. La leyenda del Wendigo pudo haberse originado como relato cautelar a fin de prevenir que la gente recurriese a la práctica del canibalismo para sobrevivir.

Mucha gente fue ejecutada en el siglo XIX bajo la creencia de que eran Wendigos. Hubo incluso cazadores de Wendigos. Uno de los más famosos fue Jack Fiddler, un chamán indio Cree. Sin embargo, Fiddler acabó siendo arrestado por asesinato y se suicidó antes de que se celebrase su juicio.

El Wendigo aunque no tan popular como el zombi, el otro gran devorador de carne humana, ha aparecido en numerosas obras de ficción desde que el escritor inglés Algernon Blackwood lo introdujese a audiencias modernas en su relato El Wendigo (el cual es de dominio público y podéis leer, en inglés, aquí). La influencia de Blackwood en el uso del mito en la ficción moderna es importante y si el Wendigo aparece descrito o dibujado con cabeza de alce, o astado como un alce, es porque los personajes de su relato confunden a la criatura con dicho animal.

En el segundo episodio de la serie de televisión Sobrenatural, los hermanos Winchester se enfrentan a un Wendigo.

En la novela Cementerio de Animales de Stephen King es la presencia de un Wendigo la fuerza corruptora detrás del cementerio que da nombre a la novela.

En la serie de televisión Hannibal aparece el Wendigo (con cabeza astada) como metáfora visual asociada al doctor Hannibal Lecter.

Más recientemente, en este año 2015, el videojuego (drama interactivo) Until Dawn tiene a los Wendigos como antagonistas principales.

Anuncios

3 comentarios en “Monstruopedia (IV): Wendigo

  1. Seiduna

    Me parece un fallo muy gordo no haber mencionado el relato homónimo de Algernoon Blakwood… que fue el que popularizó en gran parte esta criatura en la literatura de horror 😦 y más porque el cuento es sublime.

    Me gusta

  2. Gracias a Until Dawn muchos hemos conocido a esta criatura tan fascinante de las leyendas americanas. Desde luego que es algo de agradecer que haya guionistas con tanta ambición en el mundo de los videojuegos hoy en día y alimenten la imaginación y las ganas de aprender de los adolescentes actuales.

    Genial entrada, te has ganado un “Me gusta”, amiguete 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s