Fancine 2015 (VIII): Cooties

Hora de la siesta, cabronazos.

Cooties (2014) es una película de zombis (y van tres del Fancine). También es una comedia de terror, que a diferencia de Wyrmwood, es bastante graciosa.

En cierto sentido, Cooties (que significa «piojos» en español) es todo lo contrario que Don’t grow up, siendo ambas pelis de zombis. Mientras que en Don’t grow up hacerse mayor te condenaba a convertirte en zombi, en Cooties son los niños zombificados los que se alzan contra los adultos.

Cooties-trailer-e-poster-dellhorror-comedy-con-Elijah-Wood-1
Póster de la película

Cooties nos narra la historia de Clint (interpretado nada más y nada menos que por Elijah Wood) un profesor que vuelve desde Nueva York a la pequeña ciudad de Fort Chicken en Illinois, donde se crió, para cubrir una baja en un colegio después de haber fracasado en convertirse en un escritor de terror.
Lo que no se espera Clint es que él mismo se va a convertir en el protagonista de una historia de terror cuando los niños se convierten en zombis al comer nuggets de pollo contaminados. Para sobrevivir, Clint tendrá que unir fuerzas con los profesores supervivientes entre los que se encuentra Lucy (Alison Pill), su amiga de la infancia… no cuento más para no incurrir en spoilers.

A los veganos les encantarán los títulos de créditos de esta película, pues presentan con todo lujo de detalles la cadena de procesamiento de la carne de pollo hasta que son freídos como nuggets en el comedor de un colegio. Dejad que os diga que las imágenes no abren el apetito precisamente. Además, para terminar de dar asco, esa carne de pollo segrega un repugnante limo negro que es lo que (uno presume) convierte a los niños en zombis.

Los personajes de los profesores, cada cual más desquiciado que el anterior, son una fuente de carcajadas garantizada. Los personajes de Elijah Wood y Alison Pill son de por sí muy divertidos pero a éstos se les suman personajes como Wade, un ex-atleta reciclado en un (quemado) profesor de educación física, interpretado por un genial Rainn Wilson (conocido por su papel de Dwight en la serie The Office y su papel protagonista en la película Super, 2010) y Rebekkah, una caricaturesca feminista radical —que toma a Clint por un acosador simplemente por preguntarle si puede usar cualquier taza de la sala de profesores—, interpretada por Nasim Pedrad (a quién puede que hayáis visto en la reciente serie de terror-comedia Scream queens).

Aunque mi favorito posiblemente sea Doug el profesor de educación sexual (e imagino que también de ciencias), un tipo bastante rarito que necesita la ayuda de un manual para actuar como una persona normal, interpretado por Leigh Whannell. Quizá sea el personaje que más risas arranque del elenco pero todos son buenos y tienen algo que ofrecer. Si la cara de Whannell os suena como a mí será porque lo habréis visto en Saw (2004), además es el guionista de esta película.

Los niños zombis de Cooties no son completamente descerebrados como los típicos muertos vivientes de otros filmes sino que conservan cierto grado de inteligencia y además actúan como parodias macabras de los niños que fueron, v.g.: jugando con miembros amputados, detalle que da un toque bastante macabro y «malrollero» al film.
De hecho, a pesar de las muchas risas, hay partes de la película en las que ésta parece un genuino film de terror. Eso me gustó.

Sin embargo, y pese a lo que he dicho, el «gore» del film es usado frecuentemente con fines cómicos. No sólo hay humor macabro, eso sí, también hay bastante risas a costa del protagonista y sus aspiraciones a ser escritor que en mi caso tocaron una fibra sensible y aún con todo me hicieron reír.

cooties-header
Los desquiciados profesores resultan muy divertidos.

Los familiarizados con la serie Perdidos reconocerán a Jorge Garcia que hacía de Hurley en aquella serie y en esta película tiene un pequeño papel.

La banda sonora de esta película, realizada por Kreng, es excelente. Hay piezas que recuerdan al cine de terror clásico y otras que suenan como música electrónica moderna con un toque ambiental siniestro. Siempre adecuadas para sus respectivas escenas. ¡Muy buena!

El ritmo de la película es trepidante, apenas da descansos. Cooties no aburre. Ofrece risas y sustos por igual.

Película muy recomendable por lo amena y entretenida que resulta. Quienes gusten de humor negro y clásica casquería,  o gore, están de enhorabuena; con Cooties disfrutarán… como niños.

Anuncios

2 comentarios en “Fancine 2015 (VIII): Cooties

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s