Fancine 2015 (IX): Tag

La vida es surrealista.

Si Over your dead body ya me dejó inseguro sobre lo que acababa de ver en pantalla; añadiendo otra muesca en mi cinturón con Tag (2015), Japón se confirma como el principal exportador de lo extraño y loco del mundo.

Tag como en inglés el juego del «pilla pilla» o «tú la llevas», o como quiera que se llame en otras regiones hispanohablantes. Ni «etiqueta» en inglés, ni «día» en el alemán, no. El maldito juego del «pilla pilla».

p09-schilling-tag-a-2015
Lo adorable y la casquería contraen matrimonio en Tag.

Es imposible hablar demasiado de la historia de Tag sin destripar la película y es mi política mantener mis reseñas spoiler-free así que la sinopsis que siempre pongo será especialmente breve esta vez:
Mitsuko (Reina Triendl) viaja junto a sus compañeras de instituto en un autocar cuando un viento muy pero que muy cortante parte por la mitad el autocar… y a todas sus compañeras. Después de huir con éxito del viento asesino llega a otro instituto donde se encuentra con sus compañeras de clase vivitas y coleando, ¿qué está ocurriendo exactamente?… y hasta aquí puedo contar esta vez, añadir más sería un spoiler.

Tag es una comedia de terror, y dentro de ese subgénero de las raras, es lo que saldría si mezclásemos The Matrix (1999) con cualquier comedia de Leslie Nielsen  (conocido de modo informal en España como «el del pelo blanco»), luego añadiéramos tres cucharadas de gore para dar sabor y unas braguitas de colegiala para dar un último toque picante (estamos hablando de algo tan típicamente japonés como en España es la tortilla de patatas o el flamenco).

Reina Triendl en el papel de Mitsuko es, ¿cómo decirlo?… ¡completamente adorable! Gran parte del humor de la película se extrae del contraste de una chica de aspecto tan inocente que va de carnicería en carnicería.

A decir verdad, la película empieza bastante bien. Puede que demasiado fuerte para su propio bien, ya que es un ritmo que luego no puede mantener. Me habría gustado que la trama no se diversificase tanto como lo hace. Sin revelar mucho, para mantener mi promesa de reseña spoiler-free, el film empieza a volverse más extraño con la introducción de una segunda protagonista y más tarde de una tercera. Y es que Tag hasta que no llega al tercer acto, donde todo lo que hemos visto se ata, es como varias películas en una. Muchas de las locas secuencias, en síntesis, habrían estado geniales como parte de un videoclip pero Tag es una película, maldita sea.

TAG-888x500
Mitsuko huyendo del viento asesino.

Todo cobra sentido cuando se explica al final, puede que demasiado (los autores japoneses, por lo general, me da a mí que no confían mucho en el «muestra no cuentes»), y sí, hay un motivo, un plan maestro, detrás de tanta rareza.

Como dice una amiga de Mitsuko: «la vida es surrealista». Esa frase, que se repite a lo largo del film como un mantra, le viene al pelo.

Desde luego, la extravagancia japonesa es un gusto adquirido. Dejo que el intrépido lector saque sus propias conclusiones y decida si Tag es una película para él o ella con mi reseña.

Anuncios

2 comentarios en “Fancine 2015 (IX): Tag

  1. Heroína Escarlata

    Siempre me llama la atención del cine japonés lo exagerados y sobreactuados que son los actores. Tengo la teoría de que, como aprenden desde pequeños a no expresar sus emociones, cuando hacen algo artístico se explayan, y son más exagerados que nadie. Si conoces la cultura japonesa, sabrás que está llena de este tipo de contrastes y contradicciones 😛

    ¡Muy buena reseña! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Heroína, es difícil (bueno, no tanto 😉 ) hacer reseñas sin destripar nada, sobre todo de películas tan raras como esta.

      Me consta que los japoneses son, cuanto menos, extraños bajo nuestro prisma europeo, sobre todo para los mediterráneos que somos por lo general muy abiertos y dicharacheros. Puede que tengas razón en tu teoría, aunque un amigo familiarizado con Japón me dijo una vez que en realidad ellos también tienden a sobre-actuar en la vida real, precisamente porque al no mostrar sus emociones a menudo cuando lo hacen tienden al histrionismo. O puede que sea un poco de las dos cosas. 😛

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s