Monstruopedia (IX): Kappa

Cuando la piel escamosa está a la vista, ha llegado la hora de morir. / De las profundidades de las aguas, el niño del río se alzará. / Los ojos sin vida de la criatura reflejan la oscuridad de la noche. / Venid hacia el Kappa, el antiguo señor de las aguas negras.
—Whispered. “Kappa”

El kappa, del japonés «niño del río», es un duende —o demonio— de río. Tiene una cabeza simiesca, el cuerpo de tortuga y las manos y los pies palmeados como las ranas. Pese a tener las dimensiones de un niño, el kappa es muy fuerte y un gran nadador capaz de cubrir grandes distancias en poco tiempo. Su rasgo más característico es, sin embargo, una oquedad en la parte superior de la cabeza, rodeada de pelo ralo, llena de agua y que era la fuente del poder del kappa.

kappa_by_camusaltamirano
Kappa por CamusAltamirano bajo licencia Creative Commons 3.0

Hay una historia de un kappa llamado Yagoro que siempre estaba corriendo de un lado a otro con afán de exploración, tanto que en seguida se cansaba y se pasaba el resto del día durmiendo sobre el tejado de un molino de agua. Uno de esos días, resbaló mientras dormitaba y cayó al agua. Estaba tan cansado que no tenía energías para nadar y, pese a que los kappas son grandes nadadores, se ahogó. La historia del kappa Yagoro se usa para ejemplificar un proverbio japonés que advierte que «incluso los expertos pueden cometer errores».

Los kappas son alborotadores por naturaleza, sus bromas van desde lo relativamente inocente, como dejar escapar flatulencias y mirar bajo los quimonos de las mujeres, a las decididamente perversas y malvadas, como robar cosechas, violar mujeres y secuestrar niños.  Los niños humanos eran una delicatessen para los kappas pero no les hacían asco a los adultos. Dependiendo de la historia, los kappas se alimentaban de la sangre, las entrañas, el hígado… o el «shirikodama».

«¿Qué es el shirikodama?», os estaréis preguntando. Agarraos al asiento y en seguida os lo explico. Se creía que el shirikodama era el alma, endurecida en la forma física de una esfera que se encontraba alojada en el ano. De hecho, shirikodama vendría a ser algo así como «esfera de las nalgas» en japonés.
¡De verás! No os estoy tomando el pelo. Algunos estudiosos del folclore japonés piensan que el origen de esta creencia puede deberse a que las víctimas de ahogamiento presentaban un ano dilatado. Un grabado humorístico de un dibujante del período Edo muestra a un hombre enseñando las posaderas, a modo de cebo, con el fin de cazar un kappa.

A pesar de su aspecto bestial, los kappas entienden el japonés e incluso observan algunos gestos de cortesía, de hecho, una manera de aturdir o derrotar a un kappa es simplemente saludarlo con una reverencia, el  kappa se ve obligado a devolver el gesto y al hacerlo derramará parte del agua de su cabeza en forma de cuenco, quedando muy debilitado.
Con esta táctica y sorprendiendo al kappa en un lugar donde no haya una fuente de agua cercana se le puede llegar a matar.

Los kappas no siempre se presentan como enemigos de la humanidad, en ocasiones desafiarán a un viajero a una partida de shogi (juego japonés parecido al ajedrez, muy popular allí) o a una lucha de sumo. De ser derrotados en estas pruebas, los kappas pueden ofrecer su ayuda en tareas domésticas o preparar remedios medicinales. Se dice que los kappas son grandes curanderos, en especial de los dolores de espalda.

Para evitar ser molestados por los kappas mientas tomaban un baño, algunas familias arrojaban un pepino a las aguas por cada bañista. Con sus nombres tallados en ellos. Esta ofrenda apaciguaba a los kappas, pues los pepinos eran su alimento favorito, les gustaban incluso más que los niños pequeños y los shirikodamas.

El kappa, como ocurre con otros yokais, es posible que naciera gracias a relatos cautelares. Los cuentos de kappas alejarían a los niños curiosos de los ríos peligrosos, de un modo similar al kelpie del folclore celta (ya dije en la entrada de la Yuki-onna que los yokais japoneses tenían bastante en común con las hadas celtas).
Además, el hecho de que no haya kappas hembras y el comportamiento libidinoso que exhiben en algunas historias presenta similitudes con el sátiro de la mitología griega.

Hay muchas teorías sobre las historias y curiosidades que ayudaron a confeccionar el mito del kappa, hay tres que me han parecido particularmente interesantes, y que no necesariamente se excluyen entre sí, que paso a reproducir a continuación:

—En el siglo XVI, llegaron monjes portugueses a Japón. La túnica que forma el habito de un monje era referida en portugués como «capa», esto sumado a la práctica de la tonsura, raparse la parte superior del cabello como signo de devoción y humildad, parece indicar que fueron los monjes cristianos los que dieron el nombre y uno de sus rasgos físicos a la criatura (recordad la cabeza en forma de cuenco y rodeada de pelo ralo del kappa).

—La historia Enko Sokugetsu «atrapando el reflejo de la luna», originariamente una parábola budista de China. Se dice que los kappas descienden de los monos y hay una historia legendaria que es señalada como el origen de los kappas, esta teoría estuvo apoyada por el escritor Yanagaida Kunio, estudioso del folclore japonés, con lo que tiene cierto peso. La historia cuenta lo siguiente:
Una noche, un jefe de una tribu de monos vio el reflejo de la luna en el agua que había bajo su árbol. Temiendo que la luna se ahogase y el mundo estuviese condenado a ser engullido por las tinieblas, el mono jefe llamó a sus vasallos y les ordenó que unieran colas y juntos, con su fuerza combinada, tirasen fuerte para sacar a la luna del agua. Sin embargo el peso de todos esos monos sobre una sola rama era demasiado, la rama se partió y los monos cayeron al agua y se ahogaron.
La moraleja del cuento es que no se han de emprender con imprudencia tareas imposibles. Desde un punto de vista más filosófico, el cuento narra como los ignorantes son engañados por las apariencias.

—De un cariz más siniestro, la tercera teoría señala que en tiempos antiguos algunas familias pobres se veían obligadas a ahogar a sus niños en ríos y lagos porque no podían alimentarlos (los fetos nacidos muertos también eran arrojados al agua). Esta teoría puede ser el origen de que los kappas tengan dimensiones infantiles… o su apetito por la carne de los niños humanos.

Fuentes (en inglés):

Anuncios

2 comentarios en “Monstruopedia (IX): Kappa

  1. Heroína Escarlata

    Me encanta que la cultura japonesa esté plagada de personajes mitológicos, semidioses y creencias de lo más peculiares.

    Ya decía yo que me sonaba esto de los Kappa… Hay un blog muy famoso de un español que lleva años viviendo en Japón; es muy interesante porque habla de todo tipo de curiosidades, y en una entrada hablaba precisamente de los Kappa. Te la dejo por si te interesa 🙂
    http://www.kirainet.com/kappa/

    De igual modo, si no lo conoces y te interesa la cultura nipona, te recomiendo que le eches un ojo al blog en general.

    ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. No está mal. El apartado de las referencias a kappas en los medios de entretenimiento está interesante (no había pensado en que los koopas del «Mario» pudieran estar basados en los kappas). Yo iba a poner algunas, pero me estaba quedando el artículo muy largo y las cosas siniestras de cada monstruo tienen prioridad por la temática de mi blog.

      Estoy subiendo entradas sobre monstruos japoneses en homenaje a un autor de mangas especializados en yokais que murió hace poco, ya hablaré sobre él más adelante.

      ¡Gracias por compartir y un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s