Crítica exprés: San Valentín Sangriento

Las rosas son rojas, las violetas azules. Una está muerta, y tú también.

Le tenía muchas ganas a esta película, San Valentín Sangriento (1981) ha sido laureada por Quentin Tarantino como el mejor slasher de la historia. El hype era elevado, la pregunta es: ¿se ha mantenido a la altura de las expectativas?

Pues la verdad es que, con sinceridad, no mucho. San Valentín Sangriento (título original: «My bloody valentine»). No es una mala película, pero es olvidable. Ha envejecido muy mal, quizá en la década de los ochenta no estaría tan trillada. Un visionado actual, sin embargo, la revelará como una historia llena de clichés. Alguno dirá que eso no es culpa de la película y que es el destino de todos los filmes; si eso es cierto, ¿por qué películas incluso más antiguas que esta se mantienen como clásicos?

my-bloody-val-dvdart
Carátula del dvd edición especial

San Valentín Sangriento tiene el dudoso honor de ser un slasher con más argumento que la cinta típica de este subgénero. Esto no es necesariamente bueno y antes de que os echéis las manos a la cabeza, me explico: Pasamos mucho tiempo con los personajes, viéndolos en su día a día antes de que comiencen las muertes y, aún con todo, ninguno de ellos evoluciona más allá de su estereotipo establecido. El gordo jovial, el fumado bromista, etc. Todos ellos se mantienen como personajes planos. Hubiera sido preferible que la película entrase a saco y no perdiera tanto valioso tiempo de metraje; al menos, entonces, habría sido una cinta trepidante y más entretenida.

A pesar de todo, la película dura hora y media y no llega a hacerse aburrida. Hay que reconocerle una virtud: las muertes son bien sangrientas y resultaran satisfactorias para los aficionados a la casquería. Eso sí, sólo en la versión uncut. Hay versiones con más cortes que la cara de Eduardo Manostijeras y que privan a la audiencia de lo mejor del film.

La premisa de la película consiste en que hubo un accidente en la mina del pueblo y murieron todos los mineros salvo uno, éste juró venganza contra los capataces que se encontraban celebrando la fiesta de San Valentín (un baile y gran evento en ese pueblo) en lugar de estar supervisando. Este minero superviviente, enloquecido por la experiencia, hizo valer sus amenazas y mató a los capataces y antes de perderse de vista prometió que volvería a matar si esa fiesta volvía a celebrarse. Veinte años más tarde, aquella historia es como una leyenda negra y la fiesta de San Valentín se vuelve a celebrar… ya podéis imaginar que ocurre después.

My-Bloody-Valentine-12
Si buscas casquería, esta película te dejará satisfecho.

Otro aspecto negativo de la cinta es que el personaje del sheriff del pueblo parece en liga con el asesino pues siempre toma las decisiones más estúpidas que favorecen que se sigan ocurriendo muertes. Es la parte cómica (involuntaria) de la película.

Algo a destacar es que el asesino luce bastante intimidatorio con un mono oscuro de minero y ocultando su rostro tras una máscara de gas. Me gustó.

El final tiene un giro un poco cogido por los pelos, no es algo que perjudique mucho a la película en conjunto pero sigue siendo mejorable.

  • Lo mejor: La apariencia del asesino, muertes que harán las delicias de los aficionados al gore (sólo en la versión uncut).
  • Lo peor: Personajes planos; la cinta se habría beneficiado de entrar a trapo, cosa que no hace. El terrible personaje del sheriff.

Y con esta reseña breve acaba el especial de San Valentín del blog Sangre de bote. Espero que os haya gustado. Ah, y que ningún asesino en serie os fastidie vuestras citas románticas.

Anuncios

3 comentarios en “Crítica exprés: San Valentín Sangriento

  1. Echo de menos una crítica a la novia del gordo de la película, más odiosa y ostiable que Joffrey Baratheon de juego de tronos. Para mí esta película tiene un 5 más que raspado, y por que la entiendo detro del marco temporal cuando se estrenó. No sé como estará el remake, cuando lo vea os comento que tal.

    Le gusta a 1 persona

    1. Desde luego la novia del gordo que parece empecinada en morir y hacer que otros mueran con ella con sus histerismos juega incluso en una liga superior al sheriff. Es imposible odiar al asesino una vez que le da matarile.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s