Cine de terror (VII): La Bruja

Ella desea mi sangre, los envía a por mí. Se alimentan de sus pechos y sus partes pudendas, los envía a por mí.

Antes de ir a ver La Bruja, temía que no fuera una película de terror sino un drama de época. Una vez vista puedo decir que la Bruja es una historia de terror legítima… y también un drama de época. Una cosa no excluye a la otra.

El cine de terror tiene un grave problema, su propia audiencia. Hablo aquí de los grandes números: la mayoría de la gente que acude a ver este tipo cine espera sobresaltos (jumpscares) cada dos por tres, el resultado de esto son productos baratos y de ínfima calidad que “asustan” poniendo de imprevisto el volumen a tope. Peor aún, como estas películas de supuesto terror son tan rentables conforman el grueso del género. Pero hay otras formas de hacer terror, películas como La Bruja son la prueba.

thewitch_online_teaser_01_web_large
Póster de la película. El tagline reza:  El mal toma muchas formas.

La Bruja en lugar de usar sobresaltos usa imágenes perturbadoras para causar terror. No es que renuncie completamente a los sobresaltos, hay dos o tres jumpscares en el transcurso del film, pero no se limita a usarlos pasado su agotamiento como hacen otras cintas. Cuando una amiga me comentó que le dijeron que esta película no daba miedo y que apenas tenía sustos yo me alegré y pensé para mis adentros: «Bien, no es la típica peli de miedo. Puede que me guste y todo». Y así fue.

Con esto no quiero decir que a los que no les haya gustado sean ignorantes, incapaces de identificar cine de terror del bueno, ni mucho menos que esta película sea perfecta. Tiene defectos, y estos bien podrían llevar a alguien a no considerar La Bruja una buena película. Lo que acaba conmigo es que haya gente que equipare el número de jumpscares a la calidad de una cinta de terror, cuando hay films repletos de ellos y no podrían ser más malos. Los subproductos Annabelle y Ouija están ahí para darme la razón.

La Bruja nos trasladada a la Norteamérica del siglo XVII, una tierra salvaje apenas colonizada por los puritanos que huyeron de Inglaterra. La protagonista del film es Thomasin (Anya Tailor-Joy) la hija mayor de una familia que ha tenido que irse a vivir cerca del bosque porque su padre, William (Ralph Ineson), ha sido exiliado de la aldea por su interpretación de las escrituras.
Los lindes del bosque demuestran ser inhóspitos y la familia atraviesa muchas dificultades. La situación se vuelve más tensa cuando Thomasin es dejada a cargo de su hermanito Samuel, un bebé, y éste desaparece sin dejar rastro. Esta pérdida destroza a la madre de Thomasin, Katherine (Kate Dickie), que comienza a resentir la presencia de su primogénita. William insiste en que debió ser un lobo el que se llevó a Samuel, pero hay algo en el bosque mucho más siniestro que simples lobos… y hasta aquí puedo contar sin incurrir en spoilers.

large_the-witch
Thomasin pierde a su hermanito Samuel, otras desgracias no se harán esperar.

Las interpretaciones son excelentes, como exige un relato tan visceral como el que se cuenta en La Bruja. Los veteranos Ineson y Dickie hacen papelazos en sus respectivos roles. Los que sigan la serie Juego de Tronos los reconocerán… o no, dado que sus personajes eran muy secundarios.
Los jóvenes actores Anya Tailor-Joy y Harvey Scrimshaw no se quedan atrás, estando de sobra a la altura de las circunstancias. Si acaso, el papel de Scrimshaw en el film, que hace de Caleb, el hijo mediano, se me antoja desaprovechado. Entiendo que Thomasin es la protagonista pero creo que se le podría haber sacado mucho más jugo en el guión. En cualquier caso, ojito a esos dos, sobre todo si vuelven al género.

Si Calle Cloverfield 10 me recordó a Hitchcock, de La Bruja diré que tiene ciertos toques de Kubrick: primeros planos que se recrean en los pequeños gestos de los personajes, juego de perspectivas para hacer atemorizante lo mundano o pequeño (nunca un conejo dio tanto mal rollo), mucho mimo en los encuadres… incluso la presencia de gemelos siniestros me trajó de inmediato a la memoria El Resplandor (1980), si bien aquí son un niño y una niña. A nivel de guión tenemos una visión muy cínica de la naturaleza humana que también es puro Kubrick. El director-guionista Robert Eggers hace un trabajo bastante decente, especialmente notable siendo este su primer largometraje.

Sin embargo, no todo van a ser alabanzas. Ha llegado el momento de hablar de los defectos del film. La banda sonora es horrible, llega a ser intrusiva y disminuye el poder que podrían haber tenido ciertas escenas con música más sutil. Las piezas ensordecedoras le sacan a uno de la película. Hay una escena muy intensa donde deberíamos temer por un personaje y que nuestro propio cerebro estuviera trabajando sin descanso sobre el terrible destino que le espera. En cambio, con el acompañamiento de un insufrible coro lo único que podía pensar era: «¿Cuándo se callarán las malditas voces?» Las tribulaciones de ese personaje dejaron de importarme. Una verdadera lástima.

Screen-shot-witch
Gemelos siniestros, macho cabrío negro y bosque inquietante. Buena mezcla.

El otro gran defecto de La Bruja es que el tercer acto sabe a poco y su final es, sin querer decir mucho, demasiado convencional. Esta película se habría beneficiado de un final mucho más delirante que el que nos ofrecen. Y no es sólo que el final resulte un poco decepcionante, es todo el tercer acto: el último tramo del film es desigual y en retrospectiva no tiene las imágenes más fuertes de la cinta. Grave error.

Una película, de cualquier género, debería meter toda la carne en el asador cuando se va acercando a su final. Es la recompensa del espectador, el pay-off. En el caso de una película de terror como La Bruja esto debería significar que lo siniestro y macabro deberían aumentar hasta niveles extremos. Y aquí no ocurre. NO OCURRE. De hecho, hay un respiro donde debería haber habido un climax, hasta el punto que parece que la película ha terminado antes de su verdadero final, ¿¡nos hemos vuelto locos!?

Aún con todo la película a nivel global me gustó, sobre todo porque se arriesga con un tipo de terror diferente en lugar de los vulgares sobresaltos. Es una pena que no pudiera desarrollar todo su potencial, podría haber sido una obra maestra del género. En cambio, por sus defectos en el apartado sonoro y su algo decepcionante final termina siendo una película decente, buena sin más.

  • Lo bueno: Historia visceral, buenas interpretaciones, escenario interesante, imágenes perturbadoras.
  • Lo malo: Banda sonora intrusiva, final convencional, que tenga más “garra” a la mitad que en el último acto.

Bonus: Tomaos una galleta sangrienta en mi honor si os habéis dado cuenta de que el tagline del póster de La Bruja es casi idéntico al de Calle Cloverfield 10.

Anuncios

11 comentarios en “Cine de terror (VII): La Bruja

  1. Heroína Escarlata

    Pues sin haberla visto, pienso más o menos como tú, Es decir, cuando los críticos la señalaban como una interesante nueva gran obra del género, pensé que quizá tendría un potencial sorprendente… Pero en cuanto vi el tráiler, mi entusiasmo se desinfló. Sé que esto es un poco injusto, porque un tráiler puede engrandecer o empequeñecer una película, pero se me antojó como la típica película de terror ambientada en un pasado amparado en la religión católica y el puritanismo para enganchar con una moral tétrica a nuestros ojos.
    SIn embargo, no descarto verla; todo depende del azar de encontrármela un día en la tele 😛

    Le gusta a 2 personas

    1. Antes pensaba que los criticos odiaban el género del terror, luego me di cuenta de que aún existiendo tales criticos, que siempre van a decir que las pelis de ese tipo son malas, no pocos están impacientes por reseñar una peli de género positivamente.

      El problema de eso es que basta que salga una peli de terror decente sin más para que se la tilde de obra maestra. Ya pasó con It follows que me parece sobrevaloradísima. Como la mayoría de pelis de terror son muy malas es como si comparativamente películas como La Bruja fueran obras maestras. ¡Pero esto no quiere decir que lo sean!

      Y ojo, repito que me a mí La Bruja me ha gustado pero también le he visto fallos. Sencillamente eso, me ha gustado pero no la pondría en mi top 10 ni por asomo. Eso sí, no me esperaría a verla por la tele, me parece lo bastante interesante como para esperar tanto.

      Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, creo que mi critica es una de cal y otra de arena. Hay criticas muy extremas para esta película y otras que han salido. Parece que sólo se puede decir de una peli que, o bien, es una obra maestra o es basura y hay todo un espectro de posibilidades a lo largo de esa línea.

      A mí me ha gustado, ¿creo que es una obra maestra que ha revolucionado el género del terror? ¡Ni por asomo!

      Le gusta a 1 persona

    2. ¿Por qué no iba a ser de terror? Yo creo que La Bruja sí que pertenece al género. Esto me recuerda al trailer de la peli El bosque que se vendía como de terror y esa sí que no era del género.
      No sé, volviendo al tema: tal vez esté loco, pero me parece que la gente tiene una idea muy limitada de lo que debería ser el terror. Aunque admito que en esto soy un rebelde, por ej. yo sotengo que la peli Cisne Negro es de terror y casi todo el mundo (creo) está en desacuerdo.

      Me gusta

  2. Ayer vi “The Witch” y quedé tan perplejo que sólo tengo fuerzas para preguntarme: ¿cómo es posible que se haya dicho de ella que es una de las mejores películas de terror que se han hecho? ¿Cómo se puede acumular sobre una película todos los halagos y parabienes que yo he leído en las críticas, cuando sólo se trata de una producción curiosa e interesante, como mucho, con cierto regusto a documental etnográfico y folclórico?

    ¿Nos hemos vuelto locos o qué? Siguiendo el principio de proporcionalidad, y si se ha dicho todo eso de esta película, ¿dónde tendríamos que situar, entonces, títulos como “Häxan”, “The Rosmary’s Baby” o “The Believers” (por citar sólo tres de temática brujeril), estos sí, auténticas obras maestras del género? ¿Tan poco exigentes nos hemos vuelto con el cine que colocamos sobre un pedestal lo que no es sino una película estimable (con hallazgos visuales interesantes y alguna que otra idea aprovechable)?

    Debe ser que el exceso de tripas y sangre, los sustitos y los sobresaltos de otras películas de terror han hecho perder el Norte a ciertos críticos…

    Le gusta a 1 persona

    1. Es el ansia por descubrir la nueva gran película de terror, pero si cada año se señalan dos o tres “obras maestras” el término se desvirtua con rapidez. Hay veces que las alabanzan están justificadas como con Cisne Negro y Déjame Entrar, otras en cambio como con La Bruja e It follows parece que la crítica se ha dejado llevar y han encumbrado algo por encima de la puntuación que merecía.

      La mayoría de los reseñadores, según he observado, se mueven por extremos o algo es basura o es una obra maestra. Hay más valoraciones posibles: interesante, correcta, decente, del montón, curiosidad… son descriptores que se podrían usar más a menudo a la hora de reseñar cine.

      También es cierto que siempre hay margen para la subjetividad, no nos gusta a todos los mismo. Por ejemplo, yo he citado dos películas en este texto que yo considero obras maestras pero para ti podrían no serlo o incluso ser bodrios.

      Sí es cierto que hay muchas películas de terror malas, que son malas se mire como se mire, y la critica tenga la necesidad de destacar las que son buenas sin más como si fueran la panacea.

      ¡Gracias por pasarte y por tu comentario, Alberich! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s