Cine de terror (VIII): The Conjuring 2

—Dice que quiere hacerte daño.
—¿Cuándo ha dicho eso?
—Ahora mismo.

No faltan voces clamando la secuela de The Conjuring (2013) como una obra maestra, yo no voy a sumar mi voz a las alabanzas pues no creo que lo sea. The Conjuring 2 (2016), subtitulada como «The Enfield Poltergeist» (Expediente Warren 2: El caso Enfield en España), es decente, incluso buena, pero, ¿obra maestra? No.

theconjuring2-poster
Póster de la película. Buen uso artístico del punto de fuga.

En esta crítica expondré las razones que me llevan a afirmar eso, pero empecemos con la premisa del film:


El film abre con el matrimonio Warren realizando una sesión de espiritismo a fin de averiguar si hubo un ente paranormal detrás de los asesinatos de la casa de Amityville. Lorraine Warren (Vera Farmiga), que hace de medium, tiene visiones donde revive la matanza y ve aparecer una siniestra monja que le muestra la muerte de Ed (Patrick Wilson), su marido, por empalamiento. Conmocionada por la experiencia, Lorraine convence a Ed de que abandonen las investigaciones sobrenaturales.
Sin embargo, cuando una familia londinense, los Hodgson, empiezan a sufrir sucesos paranormales que culminan con la posesión de la joven Janet (Madison Wolfe), los Warren pondrán fin a su retiro y viajarán a Londres para ayudar a la familia.

The Conjuring 2 está dirigida, como la primera, por James Wan. Este director no ha parado de cosechar éxitos en el cine de terrror desde el estreno de Saw (2004). Voy a empezar con una nota positiva: es innegable que James Wan conoce el género. Sus encuadres y planos ayudan a crear esa atmósfera de miedo tan necesaria en una película de este tipo.

Es esa pericia técnica la que da a The Conjuring 2 calidad de cine, ya que debo decir —y no sin dolor en mi corazón— que en cuanto a guión esta película está más cercana de ser un telefilm. El guión corre a cuenta de los hermanos Hayes, de nuevo como en la primera. No diré que sea malo, pero es un guión mediocre. No arriesga en ningún momento y es muy predecible, sobre todo en su tramo final (después del momento “todo está perdido” que suele indicar el comienzo del tercer acto en un guión de cine).
Además, sin revelar el final, añado que una vez que terminé de ver The Conjuring 2 no tuve la sensación de haber visto una película de terror; este film carece del tono pesimista tan necesario en una película de género.

The-Conjuring-2-Wallpapers-800x450
Pocos símbolos tienen más fuerza en el terror que el color rojo.

The Conjuring 2 invierte tiempo en darnos a conocer a los miembros de la familia Hodgson, lo cual es de agradecer. A fin de cuentas el drama es la simiente de una buena historia de terror. No obstante, sí que eché de menos que ese drama no estuviera más integrado en el terror posterior, cuando la mierda cae en el proverbial ventilador.

El espectro del anciano Bill Wilkins que posee a Janet se me antoja algo descafeinado si lo comparamos con, por ejemplo, el demonio de El Exorcista (1973). Es poco cruel, no da golpes bajos. Y no es que no tenga material para ello: los Hodgson viven en una casa que se cae a trozos y uno de los hermanos pequeños de Janet es tartamudo. Uno esperaría que un espectro que quiere echar a los vivos que habitan en su antigua casa se burlase sin piedad de las dificultades de una madre soltera y de un niño que no habla bien. Pero no lo hace. El antagonista no tiene toda la fuerza que debería tener y eso es decepcionante.
«¡Pero es injusto que compares una película de terror moderna con un clásico del género!», diréis algunos. Yo no lo veo así, pero, de todos modos, señalaré que incluso It, la miniserie de televisión de 1990 (basada en la novela homónima de Stephen King), que no es ni mucho menos un clásico del género tiene un payaso demoníaco lo bastante cabrón como para meterse con los problemas y defectos de los niños (luego adultos) a los que atormenta y eso contribuye a hacerlo memorable, un villano que te encanta odiar.

El fantasma de The Conjuring debería haber sido más bastardo y punto pelota.

possessed_Janet
Sonríe para la cámara. Uy, mejor no.

Algo que suma muchos enteros para esta película es la tremenda interpretación de la joven actriz Madison Wolfe. Es muy expresiva, la cara le cambia completamente cuando está siendo poseída por Wilkins. Sin duda, su gran talento es lo que termina de salvar la cinta.

Los que gusten de sobresaltos (jumpscares) en sus películas de terror disfrutarán bastante con The Conjuring 2, pues está bien surtida de ellos. Para mi gusto los usan en exceso. Aún con todo, valoro positivamente que todos ellos son legítimos (ya que estén justificados es otra cosa). No tiene sustos falsos.

En definitiva, The Conjuring 2 es una cinta de terror de buena artesanía aunque le falta ese puntillo de obra de arte. El aficionado disfrutará con su visionado, siempre y cuando acepte que la película no va a romper esquemas.

Por ahora, a falta de ver una mejor, Calle Cloverfield 10 se mantiene para vuestro seguro servidor como la mejor película de terror del 2016. ¡Hasta la próxima adictos al escalofrío!

  • Lo bueno: James Wan conoce el género y dota al film de una gran factura técnica, la interpretación de Madison Wolfe.
  • Lo malo: El guión no arriesga nada, predecible tercer acto. Antagonista con falta de mala baba.

Ah, y estad atentos a la próxima entrada de Sangre de Bote: una niña campesina tratará de apaciguar la sed de sangre de un violento duende.

Anuncios

7 comentarios en “Cine de terror (VIII): The Conjuring 2

  1. Tengo que decir que el tono tierno de estas dos películas me encanta. En ambos casos, tanto los Warren como las familias transmiten ternura y te hacen sentir relación con ellos y su historia (no soy tan tan fan del terror como tú, por eso me gusta esta vertiente :P).

    Por otro lado, me gustan los “no sustos” que tienen ambas películas en alguna ocasión, que te presentan un susto evidente y lo estás esperando con la tensión y el miedo, y resulta no existir. Esto y cómo juega con otros momentos de terror con el movimiento de objetos cotidianos me encanta (una silla que se arrastra, por ejemplo).

    También tengo que añadir a la vertiente tierna de la película que en la escena final (spoilers) el miedo al demonio ya no tiene lugar cuando se le ha desenmascarado, y detrás de lo espectacular de la contienda, el miedo de la escena reside en la posible muerte de Ed Warren ya vaticinada. Más allá de la espectacularidad, lo que te atenaza ese momento es la tensión por el posible drama.

    En fin, que las dos me encantan como puedes comprobar, y estoy deseando hablar de ellas y sus espacios 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. A ver, no es que lo tierno no pueda tener lugar en el terror o no me guste. Es que me parece ternura de baratillo. Yo habría integrado todo ese drama familiar en la posesión en lugar de dividir las dos partes. He expuesto en la reseña un modo de hacerlo: que el fantasma empezara a meter el dedo en la llaga.

      ***CUIDADO, SPOILER***

      SPOILER: El giro de guión, donde cambiamos fantasma por demonio me parece que va en contra de la peli. El demonio además es un manta por haber revelado su nombre a Lorraine.
      Y respecto a la tensión, yo no la tuve en ningún momento pues sabía que Ed no moriría y sigo viendo el final muy pasteloso. Que insisto, no digo que no haya ternura, de hecho, el final de Déjame Entrar lo es, y mucho, y es mi peli de terror favorita. Y vale, el demonio ya ha sido derrotado y podemos respirar pero me hubiera gustado que la película tuviera una nota siniestra, un detalle turbio entre tanto amor y sonrisas.

      ***CIERRO SPOILER, TRANQUILIDAD***

      No veo que los personajes hayan sufrido lo bastante, no se han ganado esa victoria (a mi juicio). Y en el terror sobretodo eso lo veo muy mal. Luego los sustos y no sustos son como los pedos y eructos en la comedia. Los usas en su justa medida y cumplen una función. ¡Pero hay más herramientas en la caja! ¡No uses el martillo para todo, caray!

      En fin, siento discrepar tanto contigo. El caso es que la película me ha gustado, aunque no tanto como parece que le ha gustado a la mayoría de la audiencia. Con el terror, por gustarme tanto, soy incluso más crítico que con otros géneros. Supongo que porque lo conozco más.

      El guión de The Conjuring 2 me parece algo perezoso, con unos retoques aquí y allá tendríamos la obra maestra que algunos dicen que es. Tal como es, para nada. Aún así, en el apartado técnico muy buena (salvo una escena de CGI cutre).

      Gracias por leer y comentar. 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. No pasa nada por discrepar hombre! Es normal que cuando te encanta un tema y lo conoces tanto, te cueste verlo igual que el resto, sabes filtrar mejor lo que está bien de lo que está mal, y destacas, y eso es genial, muchacho! 🙂 Así que siéntete bien.

        A mi tampoco me parece una obre maestra, pero sí que destaca.

        Por cierto, el apunte de la tartamudez y meterse con ella, si mal no recuerdo, Pennywise sí que lo aprovecha, como el resto de miedos de los niños protagonistas de ‘It’ y te doy la razón, un ente tan capaz de conectar con el espectador/lector es mucho mejor. 🙂

        Le gusta a 1 persona

    1. Lo que ocurre es que, como siempre, la critica especializada parece que se mueve por extremos. Están los críticos que no les gusta el terror y punto, entonces esta no les va a gustar. Y están los que se sorprenden tanto por la técnica y el nombre de Wan que se dejan llevar por el hype. Se puede decir que una peli es un digno 6 de 10 y no pasa nada. No todo tiene que ser suspenso o matrícula.

      Ya me contarás que tu opinión, compadre. O la leeré en tu blog si la pones ahí como pasó con La Bruja 😉 .

      Le gusta a 1 persona

  2. Uy, casi leo spoilers de los comentarios jaja.

    En cuanto a lo de si obra maestra sí o no, estoy convencidísima de que el nivel general de las películas que vemos hace que nuestro listón baje cada año. Y llevamos muchos años así. Por lo tanto, lo que hace 20 años podíamos valorar a con un 5 de “psé” ahora sea un 7. No lo digo por mí, lo digo por las críticas de las revistas presuntamente especializadas que cada vez dan más asquito.

    Dicho esto, pese a que dices que es más de lo mismo, me apetece verla xD

    Le gusta a 1 persona

    1. El problema es que esas revistas se sustentan no sólo en el precio de venta al público sino también gracias a la publicidad. Publicidad que incluye, por supuesto, carteles de estrenos de películas.
      Y no se muerde la mano que te da de comer. 😉

      Con las revistas de videojuegos pasa lo mismo, es un problema de la prensa especializada.

      Antes quizá se podrían permitir tener más critero/integridad porque no costaría tanto financiar una revista, no lo sé.

      La peli no está mal. Es mediocre, pero está por encima del montón de mediocres. Voy a recuperar la palabra mediocre como algo que no es malo. XD

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s