Serie de terror (V), Channel Zero: Candle Cove

Tengo sentimientos enfrentados en lo que respecta a Channel Zero: Candle Cove (de ahora en adelante Channel Zero). Por un lado, es quizá una de las mejores series de terror que he visto; muy superior a otras historias de terror del mismo formato, como American Horror Story. Por otro lado, conociendo la historia original en la que se inspira, el creppypasta Candle Cove de Kris Straub, me temo que los creadores de la serie no entendiendo la razón detrás del éxito del creepypasta no han aprovechado todo su potencial.
El resultado final ha sido una historia de terror bien construida, mejor que la mayoría, pero de corte convencional. Esto es trágico porque podría haber sido una pieza de terror más surrealista y una obra maestra del género.

channel_zero_poster
Póster de Channel Zero. El tagline reza: «¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen las pesadillas?»

Channel Zero es una serie de terror antológica producida por Syfy. Cada temporada adaptará a guión televisivo un popular creepypasta. Si no sabéis qué es un creepypasta, recomiendo leer esta otra entrada.

La premisa de la primera temporada de Channel Zero es la siguiente: Mike Painter, un psicólogo infantil, vuelve al pueblo de su infancia 30 años después de los asesinatos sin resolver de cinco niños. Incluido su hermano gemelo, cuyo cuerpo jamás se encontró. Esos asesinatos parecen estar relacionados con Candle Cove un programa infantil sobre piratas con siniestras marionetas. Al poco tiempo de estar Mike en el pueblo, la hija de unos amigos suyos desaparece. Mike se convierte en sospechoso pero él insiste en que Candle Cove ha vuelto a emitirse y la macabra historia de hace 30 años se volverá a repetir… y hasta aquí puedo contar.

Channel Zero: Candle Cove - Season 1
A los niños les gusta jugar en el bosque. Seguro que no hay nada siniestro en ello.

Lo más loable de Channel Zero es su capacidad para narrar una historia de terror sin tener que recurrir a constantes sobresaltos (jumpscares) tan abundantes en otras obras del género. En lugar de sustos, Channel Zero va construyendo su atmósfera siniestra poco a poco logrando un tono perturbador.

No todo es elogiable, sin embargo, algunos diálogos de Channel Zero se antojan un tanto forzados. Cuando aparecen esas líneas de diálogo tan artificiales los personajes dejan de ser creíbles y evidencia que los guionistas de la serie han olvidado la regla de oro al contar una historia: «muestra no cuentes».
Torpes diálogos expositivos aparte, las actuaciones son adecuadas y sobrias. Destacan Paul Schneider como Mike Painter y Fiona Shaw que hace de Marla Painter, la madre del protagonista, los seguidores de la saga Harry Potter tal vez la reconozcan como la tía Petunia.

channel-zero-candle-cove-tooth-child
El toothchild exige sacrificios.

La atmósfera siniestra de Channel Zero está bastante bien conseguida. Con esa criatura hecha sólo de dientes con forma de niño y esa melodía infantil que se torna ominosa que anuncia la emisión del show Candle Cove. En este apartado tengo otra queja, y es que algunos recursos están sobreutilizados, mientras que otros son usados demasiado poco. Hay un límitado número de veces en las que una criatura puede aparece acechando de fondo antes de que el efecto amenazador se torne en algo accidentalmente cómico. En el otro extremo, tenemos el show de marionetas que apenas sale en la serie. Algo imperdonable ya que podría haber contribuido a darle un toque bastante tétrico a la serie. Por ejemplo, que se vieran fragmentos de capítulos de Candle Cove que presagiasen cosas que van a ocurrir en el mundo real. No sé, es una idea.
Con lo que no tengo ninguna duda es con los niños del pueblo. Channel Zero es otra muestra de que los niños y el terror casan estupendamente.

Pero lo que más lamento de Channel Zero es que deja todo demasiado atado al final. Explica demasiado las cosas, no deja lugar para el misterio. Es como si los creadores de Channel Zero no tuvieran fe en que su audiencia fuera capaz de atar cabos. El creepypasta Candle Cove era genial porque dejaba a la imaginación del lector la verdadera naturaleza del programa. La serie de Channel Zero al dar una respuesta definitiva sobre la fuerza que hay detrás de Candle Cove es más resolutiva pero a costa de renunciar a la idea clave detrás del éxito de la historia corta original y que autores del género como Lovecraft entendían muy bien: «no hay nada más terrorífico que lo desconocido».
La genial audacia del creepypasta Candle Cove era dejar que el lector hiciera el “trabajo duro” y se asustara a sí mismo. Y ese recurso lejos de resultar perezoso era ingenioso y la fórmula de su éxito.

Channel Zero: Candle Cove - Season 1
Dejad que los niños se acerquen a mí.

Resulta elocuente que asuste más una historia corta en la que no muere nadie que una serie de televisión con asesinatos. ¡La muerte está sobrevalorada en el terror, adictos al escalofrío! Quizá sea un tema interesante para una futura entrada de Hablemos de Terror, ¿qué pensáis?

Es por ello que afirmo que los creadores de Channel Zero no entendieron el creepypasta Candle Cove. Convirtieron una historia de terror que pedía una aproximación más surrealista en un murder mystery con tintes sobrenaturales. En resumen, Channel Zero es una obra digna en sí misma que por desgracia no alcanza todo su potencial ya sea por la renuncia a asumir riesgos o por la desconfianza de Syfy en su audiencia.

Channel Zero es mejor que la histriónica American Horror Story pero peor que Ash vs Evil Dead, ya que no puede competir con la autoconsciencia y respeto por la fuente original de esta última.

  • Lo mejor: Atmósfera siniestra, sobriedad en las interpretaciones, el malrollismo del grupo de niños se sale del creepy-o-meter.
  • Lo peor: Algunos diálogos pecan de forzados, sobreutilización de elementos siniestros hasta que pierden fuerza. Lo que podría haber sido.
Anuncios

5 comentarios en “Serie de terror (V), Channel Zero: Candle Cove

    1. La serie está bastante bien, aunque suene raro que lo diga después de todos los palos que le he dado en la crítica. También es que me resulta más fácil hablar de lo malo que de lo bueno, llega un momento en que uno se queda sin frases atributivas: la banda sonora es excelente, las interpretaciones son sobresalientes, pfff…
      De hecho, estoy en un apuro con una reseña pendiente de una película a la que me cuesta verle fallos.

      Ya me contarás que te parece Channel Zero: Candle Cove. 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s