Sangrientas Navidades

La nieve cae sobre el pueblo de Birchmont la víspera de Navidad. (…) Pero no será una noche de paz porque, vestido de Santa Claus y armado con un hacha, un asesino se pasea hambriento de venganza dispuesto a convertir estas fiestas en unas Sangrientas Navidades.

Maquetación 1
Saludos, adictos al escalofrío, en esta entrada os traigo la reseña de una de mis compras navideñas: Sangrientas Navidades, un suplemento para el juego de rol Fragmentos de la editorial española Nosolorol.

Sangrientas Navidades contiene una saga de seis aventuras que homenajean el género slasher. El sistema de juego es bastante sencillo en cuanto a reglas y se centra en el aspecto narrativo, en el propio suplemento viene una guía de referencia rápida de dos páginas que sirve de resumen de las reglas del juego. Si eres un jugador de rol veterano prácticamente puedes jugar sólo con este suplemento, yo las leí y mi único fallo fue suponer que los dados eran de diez caras; por mi experiencia con el juego de rol Cultos Innombrables que bajo el sistema Hitos —el mismo que usa Fragmentos— usaba ese tipo de dados. Fragmentos, y por ende Sangrientas Navidades, usa los más familiares dados de seis caras.
Aún con todo, el manual básico de juego Fragmentos: Director’s Cut tiene el precio bastante aceptable de 25 euros con lo que es una compra muy recomendada.

fragmentos__dire_5
Algo importante que me gustaría destacar es que las aventuras contenidas en este suplemento requieren ser trabajadas por el director de juego ya que cada una por sí misma cuenta con sólo diez escenas esenciales precedidas por una escena de prólogo, bajo el punto de vista del asesino, más una escena de epílogo que pone el cierre a la historia.

Este diseño tan espartano de las tramas requiere un esfuerzo mayor de trabajo e improvisación que los módulos de aventuras de otros juegos de rol como Dungeons & Dragons, Pathfinder e incluso Vampiro: La Mascarada (otro juego de rol bastante narrativo).
Sin embargo, esto tiene la ventaja de favorecer la personalización de las tramas, las Sangrientas Navidades que yo dirija seguramente serán muy diferentes de las juguéis vosotros en vuestras mesas.

Cada una de las seis aventuras no sólo tiene su trama sino que también cuenta con dos o tres personajes secundarios, el monstruo —que siempre será algún tipo de Santa Claus asesino— y una descripción del escenario. Todo esto ayuda bastante a que el director añada su propio toque sobre la base que el suplemento facilita. Lo que el suplemento no ofrece son  fichas de personajes jugadores pregenerados, si bien con la guía de referencia rápida queda bastante claro como hacerlos y por la sencillez del sistema se hacen en un periquete (en el manual básico sí que hay personajes arquetípicos listos para usar).

Sangrientas Navidades es un suplemento a todo color que, pese a no tener ilustraciones, cuenta con fotografías que resultarán sugerentes para los aficionados al género.

La banda sonora recomendada en el suplemento para las aventuras de Sangrientas Navidades es la de la película Saint (2010, título original «Sint») una película de terror holandesa en la que el monstruo es el mismísimo San Nicolas en la guisa de obispo fantasmagórico. Esta banda sonora es muy difícil de encontrar por lo que yo recomiendo usar en su lugar las tétricas melodías navideñas del compositor Myuuji (hay un enlace de descarga directa a la música en mp3 en cada video). Son melodías muy buenas y el músico tiene a bien ofrecerla gratis.

A partir de aquí voy a informar de mi experiencia personal dirigiendo la primera de las aventuras de este suplemento así que si tenéis pensado jugarla, parad de leer esta reseña. Si, en cambio, vais a ser directores de juego, seguid leyendo:

Sangrientas Navidades es una carta de amor al slasher, específicamente a las cintas de temática festiva (en el género hay asesinos para cualquier fecha señalada). Aunque sean partidas de juegos de rol, hay que entender las aventuras como si fueran films de género. De hecho, uno de mis jugadores al acabar la sesión me dijo que añadiendo algunas escenas más a la partida bien podría haber sido una película de terror y me lo tome como un halago.
Los autores de Sangrientas Navidades plantean las tramas como slashers prototípicos, clichés incluídos, y jugándolas de esa forma con humor autoconsciente («tongue-in-cheek» dirían los angloparlantes) es como el director de juego y los jugadores se divertirán más y sacarán más provecho al juego.

La primera aventura presenta una complicación al director de juego y es que el asesino al ser alguien de carne y hueso, si bien enloquecido y mucho más poderoso que los jugadores, tiene limitaciones humanas y no es tan flexible, narrativamente hablando, como lo sería una entidad sobrenatural.

Aunque el Santa Claus asesino está compinchado con el director del instituto y en el clímax todas las puertas del edificio están bloqueadas y la luz y el teléfono cortados me vi en un apuro cuando mis jugadores empezaron a decir que sus personajes tratarían de huir por las ventanas. Por suerte recordé haber leído en Zombi: guía de supervivencia de Max Brooks que los institutos norteamericanos a menudo se construyen como si fueran prisiones y entonces les describí que las ventanas estaban colocadas muy en lo alto y  eran demasiado estrechas como para ser salidas viables. Y, oye, funcionó.

Uno de mis cuatro jugadores se quejó llegado a un punto en la trama de que los elementos de terror parecían haber desaparecido, en retrospectiva creo que, después de la muerte de Derek y sus padres, debí haber metido un falso susto adicional o hacer, de algún modo, más intenso y duradero el que ya viene descrito en la trama. También podría haber hecho al director del instituto más antagónico (sin notarse que estuviera compinchado con el Santa Claus asesino, claro).

Hice un quinto personaje adicional por si uno de los cuatro personajes principales moría demasiado pronto. Esto demostró ser un acierto ya que uno de los personajes jugadores cayó el primero en la matanza del instituto bajo el hacha del Santa Claus asesino. Algo que quizá deberíais tener en cuenta a la hora de dirigir estas aventuras es hacer uno o dos personajes extra. La protección de guión sólo cubre hasta cierto punto.

Como mis jugadores insistieron tanto en echar abajo una puerta que daba a la calle,  lo permití tras varias tiradas en conjunto de los dos personajes más fuertes del grupo pero usé el Hito del escenario (en Birchmont nieva constantemente en inverno) para narrar que un alud bloqueó la salida tras la huida de esos dos personajes, dejando al resto de los supervivientes a merced del Santa Claus asesino que ya había derribado a hachazos la barricada que habían levantado entre todos.

Una de las ideas que tuve, pero que acabé descartando, es que entre los personajes jugadores hubiera un traidor que reapareciera como ayudante de Santa Claus o «elfo asesino». El Santa Claus ya es lo bastante mortífero y me pareció innecesario. Sin embargo, de nuevo en retrospectiva, quizá hubiera sido muy interesante utilizarlo a modo de «red herring» (pista falsa), es decir, que pareciera alguien que se la fuera a jugar al resto pero al final no. Como Bishop en Aliens (1986). Incluso me inspiré en los adolescentes del tiroteo de Columbine para crear a ese personaje para hacerlo lo más sospechoso posible. También entiendo que ese tema puede herir sensibilidades, así que ignorad esto último si os resulta demasiado fuerte.

Espero que mis sugerencias para Sangrientas Navidades sean de utilidad a algún director de juego.

Sangrientas Navidades será un divertido pasatiempo para las mesas de rol que gusten de una historia de género y que quieran pasárselo bien, no hay que temer elementos autoparódicos ya que el slasher se presta mucho a ellos y, creedme, ¡cuando el Santa Claus asesino aparezca en el instituto las cosas se pondrán serias (y sangrientas)!
Este módulo es genial para jugar al rol en navidad pero no creo que ninguna mesa que busque una experiencia rolera de terror le haga ascos fuera de fecha.

Por seis euros y 36 páginas a color merece mucho la pena. Una buena adición a la ludoteca de los roleros amantes del género.

Descarga aquí un pdf con 8 personajes (+ ficha en blanco para hacer tu propio personaje), ¡ideales para Sangrienta Navidad I y otras historias de terror con personajes de instituto!

  • Lo mejor: Muy autoconsciente, diversión y terror por igual. Su precio.
  • Lo peor: No apto para narradores incapaces de improvisar. Tramas algo repetitivas si se juegan de seguido (se aconseja espaciar las sesiones).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s