La Monja (2018)

¿Qué es lo contrario a un milagro, Padre?

La Monja (2018) es, en el momento de escribir esta reseña, la más reciente entrega de la franquicia del Warrenverso, y es que cada monstruito de las películas de Expediente Warren va a tener su spin-off, o eso parece.

Primero le tocó a la muñeca Annabelle, ahora le ha tocado a La Monja (a.k.a. el demonio Valak) y en el futuro El Hombre Torcido (que apareció por primera vez junto a La Monja en Expediente Warren: El Caso Enfield) también tendrá su propia película.

The_Nun_Poster

Hay que ordeñar al máximo la ubre de la franquicia mientras sea rentable.

La premisa de La Monja es la siguiente: el Vaticano manda a un sacerdote atormentado (Demián Bichir) y a una novicia risueña (Taissa Farmiga) para que investiguen los sucesos paranormales de un convento de Rumanía en el que una monja se ha suicidado.

La película de la Monja sirve de ejemplo de todo lo malo que hay en gran parte del cine de terror moderno.

Personajes caracterizados lo mínimo: el cura es serio, la novicia es alegre y el guía local apodado Franchute (sic) interpretado por Jonas Bloquet es… el gracioso. No van a importarnos demasiado cuando sufran a manos del monstruo.

El film cree que acumulando cosas terroríficas dará más miedo cuando, de forma irónica, el resultado es lo contrario: comedia involuntaria por saturación.

El terror, como el drama (género al que más se parece), se vuelve comedia en la exageración. Un niño judío atrapado en la Alemania nazi es trágico, un niño judío en la Alemania nazi alcohólico, retrasado mental y con un perrito con cáncer es hilarante.

Del mismo modo, La Monja no sabe cuando parar. Tiene escenas que podrían haber sido memorables pero al no resistirse en terminar con un burdo sobresalto, poniendo un primer plano de la monja demoniaca u otra cosa risible, termina estropeando toda la secuencia.

Sólo le falta poner a todo trapo la canción Spooky Scary Skeletons para terminar de hacer estallar al público en carcajadas.

The_Nun_scene

La tragedia de La Monja es que se atisba el principio de una buena película de género sepultada por chorradas. Hay muchas oportunidades perdidas en el guión.

Al principio de la película, mediante unas astutas líneas de diálogo, se nos da a entender que la novicia alberga dudas sobre si tomar los votos y convertirse en monja.

Uno esperaría que La monja demonio, a.k.a. Valak, que ya en The Conjuring 2 se nos decía que tomaba la forma de monja para burlarse de la fe cristiana de los Warren, se aprovechase de esto y pusiera a prueba la ya tambaleante fe de la protagonista de La Monja. Pero no, nada de eso ocurre.

Me imagino a los cineastas responsables del guión de La Monja discutiéndolo:

—¿Conoces eso de las anticipaciones (foreshadowings)?
—Sí, hombre, lo de que se plantan semillas en la historia que se recogen en escenas posteriores y que críticos y público están de acuerdo en que es la marca de un buen guión… ¿qué pasa con eso?
—¿Y si pasamos de esa mierda?

Conflictos (por llamarlos de algún modo) de fácil resolución es un problema que toda la saga del Warrenverso tiene, así que no tenía esperanzas en que La Monja fuera la que dejase de tenerlo.

Sí, dicen que La Monja tiene guiños al cine clásico de terror: Argento, Fulci… seguramente sea cierto. Pero los guiños no hacen buena a una película de terror; tan sólo añaden curiosidades, trivia.

Evitando el spoiler, añadir que un giro de guión digno de Shyamalan termina por hacer que las apuestas del enfrentamiento final sean incluso más bajas. Cuando en un tercer acto que se precie se debería haber hecho lo contrario.

Prescindible.

  • Lo mejor: Los minutos iniciales del film, hasta que Franchute llega al convento por primera vez y ocurre el único jumpscare bien hecho de toda la película.
  • Lo peor: Casi todo lo demás. Sobre todo que los personajes no tengan arco argumental.
Anuncios

2 comentarios en “La Monja (2018)

  1. Yo la verdad es que no consigo sacar nada positivo de la película. Mientras la veía solo podía pensar en el por qué he cometido la tontería de pagar para ver eso. En fin.
    El cine de terror hace mucho que no es lo que era, o puede ser que esté inmunizada, pero lo que está claro es que cada vez se esfuerzan menos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Mientras el terror formulaico siga dando buenos resultados en taquilla seguirán haciendo las películas así. Los sustos cucutrás de rigor y a hacer caja. Yo ya me he resignado a que las pelis buenas de terror las veré en el festival de cine de fantástico y terror.
      Gracias por comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s