El Pacto (2018)

null

Cuando la hija de Mónica (Belén Rueda) entra en un coma diabético, del cual le dicen que no se volverá a despertar nunca, un desconocido le ofrece una alternativa: la vida de su hija a cambio de otra vida.

Es una pena que con una premisa tan atractiva luego la película se haya quedado en algo tan… vacío.

Reconozco desde ya que El Pacto me ha decepcionado, quería que me gustase el primer largometraje de la joven promesa David Victori pero no ha habido manera. Ni siquiera teniendo a Belén Rueda como protagonista que tan bien ha funcionado en otras cintas de terror patrio como El Orfanato (2007) o Los Ojos de Julia (2010).

Como thriller sobrenatural, el Pacto falla porque todo es demasiado prosaico y evidente. ¿El Pacto que el personaje de Belén Rueda hace con el extraño? Hay información abundante en Internet sobre el tema.
El propio extraño, aunque no tengo problema en que sea un siervo del Diablo y no él mismo en persona,  es alguien tan tangible que incluso lo llegamos a ver en una escena arrestado en comisaria. Nada misterioso.

Como film de terror, el Pacto falla porque no hay dilemas reales que corrompan a la protagonista. El guión tiene pretensiones de mostrar un horror personal pero éste, sencillamente, no se encuentra por ningún lado.

pacto-Rueda

El guión, plagado de problemas propios de una primera escritura, es lo que lastra la película. La protagonista en lugar ser obligada a matar a gente buena para salvar a su hija, lo cual habría sido bastante dramático, tiene que matar a gente despreciable. Ni siquiera asesinarlos, ¡sino dejarlos morir por inacción!

Un fiasco sin tensión alguna. ¿Esta es la corrupción diabólica que prometía la sinopsis? Menudo diablo chapucero, ¡el satanás español tenía que ser!

Los efectos especiales son dispares, a veces aciertan como con la araña blanca que resulta algo inquietante y otras vecen erran el tiro como ocurre con una especie de hiedra que recubre a algunos personajes cuando están a punto de morir, bastante burda.

La solvente actuación de Belén Rueda es de lo poco rescatable que encontramos en el film, hace que El Pacto se quede en mediocre en lugar de ser una película mala.

Sin embargo, en la era de contenido audiovisual a la carta, de Netflix y Amazon Prime, las películas mediocres no tienen cabida. La oferta es demasiado grande para conformarse con lo mediocre. Me duele decirlo pero, a pesar de sus buenas intenciones, El Pacto es prescindible.

Lo mejor: Belén Rueda.
Lo peor: Poco misterio para ser thriller, poca turbiedad para ser terror.

Curiosidades

El director quería que la protagonista fuera pelirroja, por ese motivo Belén Rueda lleva peluca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s